Resucitan virus de más de 30.000 años


Un nuevo tipo de virus gigante, bautizado Pithovirus , ha sobrevivido incluso más de 30.000 años congelado, en una capa de permafrost siberiano del tiempo de la extinción del hombre de Neandertal, según ha revelado un estudio publicado este mismo lunes.

Evidentemente, la noticia ha conmocionado el panorama científico como no podía ser de otra forma, dada su relevancia e importancia.

La vuelta a la vida de este virus conservado gracias a las bajas temperaturas siberianas no es perjudicial para el hombre, pero sin embargo, los científicos advierten de que el derretimiento del hielo de la zona sí puede dar lugar a la reaparición de otros virus antiguos, con riesgos potenciales para la salud humana. El llamado Pithovirus sibericum, es el más grande jamás encontrado y casi ha sido el resultado de un reto: cuando los científicos Jean-Michel Claverie y Chantal Abergel, se enteraron de que científicos rusos habían “resucitado una antigua planta de frutas enterradas en permafrost siberiano durante 30.000 años pensamos que también sería posible revivir un virus", dicen los expertos según Europa Press.

Según explican los investigadores, si se observa el Pithovirus sibericum con un microscopio puede verse un óvalo de pared gruesa con una abertura en un extremo, tiene una especie de corcho con una estructura de nido de abeja que tapa su apertura. Se copia a sí mismo mediante la construcción de réplicas en el citoplasma de su huésped y se hace cargo del núcleo, como hacen la mayoría de los virus”, cuentan los científicos. Según explica la agencia de noticias, “sólo una tercera parte de sus proteínas no guarda ninguna similitud con otros virus”.

Respecto a la posibilidad de infección, los virus gigantes no suponen riesgo para la salud humana. No obstante y según Europa Press, el año pasado una científica francesa, Christelle Desnues, determinó 5 evidencias de que otro virus gigante, de tipo Marseillevirus, había infectado a un niño de 11 meses de edad. "Está claro que los virus gigantes no pueden ser vistos como monstruos independientes de la naturaleza, ellos constituyen una parte integral de la biosfera con repercusiones en la diversidad, evolución e incluso la salud humana", explicó en su momento la investigadora en su estudio publicado en Nature.

El verdadero peligro, según han manifestado los científicos, es que al derretirse el hielo del planeta resurgen nuevos virus. Aunque quizá el auténtico riesgo sea que si a un científico le ha dado por resucitar virus porque otro descongela frutas, a otro se le ocurra desenterrar del permafrost un cuerpo más virulento.

A lo mejor, en este aspecto, no es necesario tanto afán de superación.

En las redes sociales, como era de esperar, esta noticia sobre el virus ha adquirido especial relevancia entre miles de usuarios.


0 Responses So Far: