Crean tomates morados para prevenir el cáncer


300 científicos trabajaron durante años sobre el tomate, coordinados por el Centro John Innes de Norwich en Inglaterra. Según informo el ABC de España, los investigadores tomaron dos genes de la dragoniana, una planta mediterránea, y los introdujeron en la tomatera. Ahora los tomates producen antocianina, un antioxidante beneficioso en la prevención del cáncer, muy presente en zarzamoras, arándanos o frambuesas.

No es que el tomate clásico carezca de los genes necesarios para generar esos antioxidantes; solo pasa que están inactivos, y la modificación genética permite que se desarrolle la antocianina. Normalmente, explicaron los científicos, la dieta de la población no contiene cantidad suficiente de este componente. “En el tomate morado tenemos los mismos componentes de estas frutas. La idea es incorporarlos en otros alimentos más accesibles, para que la gente los consuma en cantidades significativas”. explicó a la BBC la profesora Cathie Martin, del John Innes Center.

Aunque la invención es británica, las restricciones de alimentos transgénicos en Europa obligaron a buscar en el extranjero dónde desarrollar la tecnología y las pruebas posteriores. Los cultivos se trasladaron a la región de Ontario, en Canadá. En un invernadero de 500 metros cuadrados lograron producir una cosecha para generar 2.000 litros de jugo.

La pregunta clave es si al ser un producto modificado genéticamente será aceptado. En principio la comercialización sería más factible en Norteamérica. La profesora Martin espera que su incorporación en la dieta de los norteamericanos pueda ampliar las miras de países más reacios a la manipulación de alimentos.


0 Responses So Far: